Intelectualización temprana d ela infancia
DESARROLLO EVOLUTIVO,  EN EL BLOG,  PEDAGOGÍA WALDORF,  REFLEXIONES

Intelectualización temprana en la infancia

Hola de nuevo otro lunes más. Hace tiempo que quería escribir sobre la intelectualización temprana en la infancia , y hoy por fín me he decidido a ello.

Cuando Aarón tenía tres años decidimos mudarnos, abandonar Madrid y venir a vivir a un pueblo. De habernos quedado en Madrid, seguramente habría continuado un año más en su Nido. Pero al llegar aquí me planteé retrasar su escolarización. Y digo me planteé porque su padre tenía claro que escolarizarle era lo más adecuado. Pero a mí me surgían muchas dudas y también miedos. Por un lado no me sentía suficientemente preparada para acompañarle en esta etapa a diario y en soledad. Por otro lado, asistir a la escuela era una buena manera de socializar con los otros niños y niñas del pueblo. A día de hoy y a la vista de sus resultados académicos, podría asegurar que tomamos la decisión correcta. Pero lo cierto es que aún me planteo a menudo si no debería haber prorrogado al menos un año su incorporación.

Respetar el primer septenio

Una de las más importantes aportaciones de Rudolf Steiner fue el descubrimiento de que las fuerzas de crecimiento y de formación que el niño en la primera fase de desarrollo necesita para la edificación y estructuración de su organismo corporal, son las mismas fuerzas que en la segunda fase evolutiva se ponen a su disposición de una manera metamorfoseada como fuerzas de aprendizaje, como fuerzas para la representación de aprendizajes y de la memoria (Steiner 1907, 1921, 1922. Kranich 1999).

Dicho de otro modo, durante los primeros siete años, el niño está aprendiendo a vivir dentro de su cuerpo, a conocerlo y manejarlo. Ha de adueñarse de él, de sus sentidos y sus percepciones, de sus músculos y sus movimientos. ¿Por qué si no, la educación física no se introduce en el currículum hasta primero de primaria?. Pues es evidente que antes, el niño no está preparado para ello, no es aún dueño de su propio cuerpo.

niño aprendiendo a controlar su cuerpo

Pasado este tiempo, entonces estará preparado para explotar su potencial intelectual. ¿Cómo puede un niño atender la expliación de su maestro, si su organismo aún tiene que estar alerta de mantener una posición correcta sentado a la mesa, escuchar, decodificar y sostener correctamente el lápiz para copiar el texto de la pizarra?. Algo que, a simple vista nos parece tan sencillo, se subdivide en muchas pequeñas acciones que dependen de un buen control del cuerpo. Si este control no se ha alcanzado, supondrá una dificultada añadida que desmbocará en posturas incorrectas, una mala grafía o futuras dificultades en el aprendizaje.

Una vez el organismo está maduro y el niño es capaz de manejarlo, entonces, puede poner toda su fuerza en el intelecto, en el aprendizaje y la memorización

Aprovechar el potencial

Sin duda existe una fuerte tendencia en la actualidad a escolarizar a los niños a los tres años a pesar de que legalmente, la escolarización obligatoria empieza a los seis años.

Ciertamente las presiones que nos llevan a tomar esta decisión, no son pocas. Por un lado, es prácticamente imposible conseguir plaza en un colegio público después de los tres años de edad. Por otro lado, la sociedad moderna en que vivimos, hace que en la mayoría de los hogares ambos progenitores trabajen a jornada completa y no puedan asumir el cuidado en el hogar. Y por supuesto,también estan nuestros miedos, dudas y necesidades personales.

niño deberes intelectualización temprana

Pero el problema, no reside tanto en el hecho de la escolarización temprana en el sistema tradicional, como en la cantidad de horas que pasan allí los niños y en el modo en que está planteada la misma. Pues en la mayoría de los casos no se garantiza un proceso de adaptación respetuoso, al igual que los contenidos y metodologías que se emplean en el aula no son respetuosas con la etapa de desarrollo evolutivo en que se encuentra el alumno. Pues hay una creciente línea de pensamiento, potenciada por esta sociedad competitiva, que aboga por aprovechar el potencial de aprendizaje del niño desde su más tierna infancia.

Antes no es mejor


Alumnos de tres años sentados en pupitres completando fichas. Niños y niñas de cuatro y cinco años aprendiendo a leer, a escribir y a sumar. Es un error de nuestra sociedad moderna. Una falta de respeto a la infancia.

La inteleztualización sutil

Pero no sólo los aprendizajes académicoas promueven la intelectualización infantil temprana. Hay otros modos más sutiles, de los que quizás somos menos conscientes, y que posicionan al niño en un lugar que no aún no le corresponde. Estoy hablando de nuestras largas argumentaciones y de la toma de decisiones delegada en ellos.

Cuando aquel pequeño se niega a ponerse el abrigo antes de salir de casa y su mamá le dice… sí corazón, hay que poner el brigo para no enfriarse, porque en la calle hace hoy mucho frío y si sales sin el abrigo te pondrás malito, y entonces tendremos que ir al médico y tomar medicinas… para un niño de dos años, esto es una expliación demasiado larga de seguir y él ya desconectó en la tercera palabra.

El adulto debe actúar y ejercer como adulto responsable protector de la niñez.

O aquella familia que va a mudarse y le pregunta a su pequeño, ¿en qué casa quieres vivir?. Yo me pregunto, ¿en base a qué va a decidir el niño?, ¿a los juguetes que vió en el dormitorio infantil?. Esta es una decisión demasiado grande y duradera como para ponerla en manos de un niño.

Hemos de asumir nuestra responsabilidad y las consececuencias derivadas de nuestra toma de decisiones.

Padre responsable, otras formas de intelectualización temprana

Con esto, no quiero decir que lo niños no puedan opinar y elegir. Pero sí digo que no debemos hacerlo para aliviar nuestra carga o el peso que sentimos ante una toma de decisiones importante, en la que por supuesto, el pequeño también se verá afectado.

Sin más me despido por hoy. Por si te apetece profundizar en el tema, te dejo estos dos artículos que me han parecido interesantes y que puedes descargar si lo deseas.

Estrés y educación en la infancia

Salvando la infancia

PD: La próxima semana no habrá post, así que nos vemos en 15 días!!

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *