CELEBRACIONES,  EN EL BLOG,  PEDAGOGÍA WALDORF

Tercera Semana de Adviento. El Reino Animal

Nos encontramos ya, a medio camino entre el Adviento y la Navidad. Los adultos, estamos haciendo un trabajo interior importante, orientando nuestro ser hacia el amor y el servicio a la comunidad. Y en esta semana, nos adentramos en el camino del perdón y el sacrificio. Generalmente, cuando oímos hablar de sacrificio nos vienen a la mente imágenes espeluznantes y lo relacionamos con la muerte y el dolor. Pero el sacrificio también es trabajar duro o renunciar a pequeñas cosas de nuestro día a día en favor de los demás. Este acto fortalece nuestra voluntad y nuestra alma. Nos hace grandes de corazón.

Tercera semana de Adviento
El hombre busca la realidad verdadera
que yace en lo espiritual.
La llave para esta realidad
y para todo el conocer espiritual
es el sacrificio. 

Meditación
No quiero hacer sufrir a nadie.
Quiero perdonarlo todo. 

Para los más pequeños, os traigo una semana más dos versos. El Reino Animal y Tercera luz de Adviento. 
Y os animo a que déis un paseo por el parque observando a los pájaros que allí conviven cada día con vosotros. O podéis observar a las personas que pasean con sus perros, cómo les hablan, les miran, juegan con ellos y les acompañan. 
Si tenéis animales en casa, esta es una semana ideal para cuidarles y mimarles con los más pequeños de la casa. Si no tenéis animales, podéis visitar una protectora o una granja, o hacer una visita a algunos amigos o familiares que sí que los tengan.  
Yo desde aquí, os propongo esta bonita actividad para hacer con los más pequeños.
Comederos para pájaros
Necesitas
* Piñas
* Manteca de cerdo
* Alpiste
* Cordel 
Elaboración
Derrite la manteca en un cazo y déjala atemperar. Mientras tanto, ve poniendo un trocito de cordel en las piñas. Lo suficientemente grande para que las puedas colgar luego. Una vez templada la manteca, pero antes de que se solidifique añade una buena cantidad de alpiste y remueve. Ahora, sujeta la piña del cordel y sumérgela en la mezcla para que se impregne bien. Déjalas secar y acontinuación cuélgalas en los árboles del jardín, del parque o en el balcón de casa. 

Sin más me despido. Espero que estés disfrutando de un Adviento pleno y sencillo.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *